Alimentos congelados para un menú diario que triunfe

Elaborar todos los días un menú variado, apetecible, de temporada, con platos vegetarianos o sin gluten, no es tarea fácil. Con el
catálogo de alimentos congelados de Manumar es mucho más sencillo. Porque podemos organizar mejor la planificación de los menús, gestionar más eficazmente los escandallos y reducir el riesgo de mermas. Además, disponemos de productos de primera calidad para elaborar platos caseros, saludables y deliciosos que harán que las mesas se llenen a la hora del almuerzo.

¿Qué buscan los clientes en un menú diario? Lo primero, variedad de platos, una comida bien elaborada y casera, servida con rapidez y profesionalidad. Segundo, estar en un ambiente relajado y agradable, tanto para comer solo como en compañía. Y por último, una buena relación calidad-precio.

Una propuesta de menú diario debe incluir, como mínimo, tres o cuatro opciones de primer plato, tres o cuatro propuestas de segundo y variedad de postres para poder elegir.

Elaborar un menú diferente cada día, con alternativas para todos los gustos, es un gran ejercicio de creatividad que debe conseguir la satisfacción del cliente optimizando los recursos.

Los alimentos congelados son una elección perfecta para conseguir una buena planificación de menús

No hay problema de rotura de stocks, el servicio es prácticamente inmediato y además se pueden almacenar sin miedo a la merma. De esa manera, puedes disponer fácil y cómodamente de alimentos. Además, los frescos son muy difíciles de conseguir y muy caros, como, por ejemplo, las setas o los frutos rojos que ayudan a dar un toque de cocina de autor que muchos de los clientes seguro que valoran.

Otro de los productos congelados que pueden facilitar mucho la elaboración de un menú diario son las verduras congeladas. Versátiles y muy sanas, las verduras son el ingrediente principal de muchos primeros platos, como las cremas, los salteados o las menestras. Y son también la guarnición obligada de todos los segundos a base de carne o pescado. Además, componen la base de cualquier menú vegetariano. Por ello, es muy interesante disponer de un surtido de verduras congeladas, limpias y preparadas ya para cualquier elaboración.

En cuanto a los segundos, generalmente se componen de una carne o un pescado, preparados de diferentes maneras: en guiso, a la plancha o asados. Los pescados congelados son uno de los alimentos congelados más agradecidos a la hora de la elaboración. Sobre todo aquellos que vienen ya desespinados y preparados en filetes, listos para el cocinado. Se evita así la tarea de limpiarlos y prepararlos y tanto en guiso como a la plancha quedan perfectos.

Las carnes congeladas, como el pollo o el cerdo, son alimentos susceptibles de prepararse de mil maneras y que gustan a todo el mundo. Disponer de ellos en el congelador es una manera fácil de tener siempre a mano un producto que, ante el fallo de un proveedor o cualquier problema que haya podido surgir en cocina, permite elaborar rápidamente unos platos deliciosos.

Y aunque a veces no se le preste mucha atención, los clientes agradecen muchísimo un surtido de postres en el que no deben faltar fruta fresca de temporada, algún lácteo y, por supuesto, algún dulce en forma de tarta o pastel. Los postres congelados facilitan enormemente la posibilidad de ofrecer variedad de dulces, lo cual enriquece mucho el menú.

En Manumar estamos a tu disposición para ayudarte. Por eso, no dudes en consultarnos y te asesoraremos con los alimentos congelados más adecuados para elaborar menús diarios que sean un completo éxito.