Comfort food: gastronomía para sentirse bien

Está comprobado que en los momentos de estrés, malestar o ansiedad tendemos de manera natural a refugiarnos en aquello que nos hace recordar nuestra infancia. Un momento en la vida en el que estamos protegidos y donde acumulamos la mayoría de instantes de felicidad. Y dado que el olor y el sabor son los dos sentidos más importantes para la memoria, es inevitable recordar aquellos platos caseros que preparaba generalmente la abuela o la madre y que ahora el universo gastronómico denomina comfort food.

Quién no recuerda, en los días más fríos del invierno, cuando llamaban para comer y había que dejar el juego y sentarse a la mesa, frente a un humeante plato hondo. Esas vivencias quedan alojadas en nuestro cerebro, que las rescata en momentos de necesidad, como una especie de remedio calmante para el ánimo. Y aquellas recetas tradicionales, caseras, muchas veces heredadas de la abuela que a su vez las aprendió de su madre, son las que componen parte importante de nuestra infancia.

La gastronomía española atesora multitud de recetas caseras que recogen la esencia de cada comunidad autónoma

En España tenemos una variedad muy rica y variada de recetas tradicionales. Cada comunidad autónoma recoge su cultura ancestral gastronómica en platos significativos que se han preparado en las cocinas de todos los hogares desde siempre. En la Comunidad Valenciana, la reina de las recetas caseras es sin duda la paella, protagonista también de la gastronomía española como plato más reconocido internacionalmente.

En la Comunidad de Madrid, el cocido madrileño es un plato ideal para combatir el frío del invierno, igual que el gazpacho manchego de Castilla La Mancha, la fabada asturiana, o el potaje montañés de Cantabria. Zonas en las que el riguroso clima invernal obligaba a comer un plato caliente, que aportara las calorías necesarias y rico en proteínas.

Las zonas costeras de tradición marinera tienen en los platos de pescado la mejor representación de su gastronomía. En Galicia, el pulpo a feira es la elaboración por excelencia de una tierra que vive en gran medida del mar. En el País Vasco, el bacalao al pilpil es el ejemplo más conocido de una gran variedad de platos que tienen en este pescado blanco y sabroso su protagonista.

En Navarra, la menestra recoge todo lo mejor de su rica huerta. En La Rioja, las patatas a la riojana son la evidencia de una tierra que ama el chorizo y el pimiento en todas sus formas y variedades. Y el gazpacho andaluz es un fresco exponente de una región con veranos marcados por las altas temperaturas.

Las recetas tradicionales están teniendo en la actualidad un gran reconocimiento. Tras una época de experimentación gastronómica, muchos cocineros y cocineras han vuelto la mirada a los orígenes para buscar sabores de toda la vida y hallar en aquellos platos humeantes que encontraban en la mesa de su infancia la inspiración de lo auténtico.

En Manumar disponemos de un amplio catálogo de productos para elaborar las recetas tradicionales de nuestras madres y abuelas y disfrutar así de una comfort food que nos devuelva, aunque solo sea durante unos segundos, a la infancia.